Saltar al contenido

Cómo hacer compost casero

¿Has visto a tu vecino meter todos los desperdicios orgánicos en un recipiente y no sabes muy bien por qué?. Hoy hablamos de cómo hacer compost, una excelente manera de reciclar deshechos orgánicos que se puede usar para fertilizar y abonar tus plantas.

como hacer compost en casa

¿Qué es el compost?

Cuando hablamos de compost nos referimos al abono o fertilizante elaborado a partir de residuos orgánicos: desechos de la cocina, despojos de la poda y limpieza del jardín, heces animales, tierra y cal. Estos elementos se descomponen y se convierten en una sustancia homogénea con la textura, color y olor del humus, también conocido como tierra negra.

En promedio, el 50% de los desechos que producimos a diario están compuestos por materiales orgánicos. A través del proceso de compostaje podemos transformarlos nutrientes para dar vida y mejorar nuestros cultivos y plantas ornamentales.

¿Qué necesitamos para hacer compost casero?

cómo hacer compost casero

Para hacer nuestro fertilizante casero solo necesitamos 3 cosas:

  • Compostera: Se trata de un recipiente donde colocamos la materia orgánica a descomponer.
  • Desechos orgánicos.
  • Núcleo de lombrices, aunque esto puede ser opcional.

Recomendaciones para hacer un buen compost

Aquí tienes los pasos básicos para hacer tu compost casero:

Recolecta y corta los desechos

Esto aumenta la superficie en que los microorganismos (bacterias y hongos) pueden actuar, acelerando el proceso de descomposición. Sin embargo, no es recomendable triturar todos los desechos ya  que se perdería parte de la textura y evitaría la entrada de aire. Desmenuza solo aquellos elementos que tarden más en descomponerse.

Coloca los desechos en la compostera

Pueden estar secos  (hojas secas, ramas, pasto, cáscaras de maní o huevo, papel, cartón) o húmedos (restos de poda, cáscaras de frutas,  verduras, granos, cereales, yerba, té, café, etc.).

Humedece el contenido de la compostera.

Los desechos en descomposición no deben estar ni muy secos ni muy mojados. Un adecuado equilibrio en la humedad permitirá que las lombrices pueden vivir y una correcta oxigenación.

Revuelve el compost.

Mezcla el contenido desde abajo para que todo se integre, verificar que la humedad sea pareja y permitir la entrada de aire.

Agrega lombrices de tierra.

Aunque se puede realizar todo el proceso sin usar estos útiles organismos, emplear lombrices puede acelerar y mejorar el humus resultante; ya que pueden consumir hasta un 150% de su peso en desechos por día, reduciendo el tiempo de compostado a un tercio; es decir, en vez de esperar de 6 a 9 meses tendrás tu fertilizante casero en solo 1 a 3 meses.

Cosecha tu abono

Sabrás que el humus ya está listo cuando tome un color oscuro y uniforme, siendo imposible reconocer la materia original. Además, desaparecerá todo olor desagradable, y quedará ese inconfundible aroma a tierra mojada.

Si todavía encuentras muchas lombrices al remover el humos, es señal de que aún hay mucha materia por descomponer y, por tanto, el proceso no ha culminado.

Qué tamaño de compostera es recomendable

El tamaño de la compostera que necesitas está directamente relacionado con la cantidad de abono que necesites y de desechos de que dispongas. Para un jardín pequeño, una compostera de entre 80 a 250 litros es más que suficiente; pero si posees un huerto o granja, entonces seguramente necesitarás comprar recipiente más grandes o tener varios de ellos.

De hecho, utilizar varios compostadores te ayudará a manejar mejor el contenido (mezcla, humectación y aireamiento) y administrar de manera más eficiente el proceso, ya que puedes contar con compost en diversas etapas de descomposición para disponer de abono durante todo el año.

Dónde colocar la compostera

Debe estar en un lugar aireado con temperatura controlada. En sitios muy calurosos, es mejor ubicarlo en espacios sombreados, lejos de los rayos del sol; en cambio, en lugares fríos debes colocarlos precisamente donde incida más la luz solar.

Aunque existen compostadores completamente cerrados para el uso en interiores, es mejor que estén en contacto directo con la tierra, para que los organismos descomponedores del entorno contribuyan con el proceso y favorecer la regulación de la humedad. El exceso de agua puede lavar los nutrientes y ahogar a las lombrices.

Controla la humedad evitando sitios muy ventosos o dónde la lluvia pueda inundar el recipiente. Además, revisa que tengas suficiente espacio para las tareas de mantenimiento del compostero (carga, mezclado, tamizado, humedecido y extracción del contenido).

Si el proceso de compostado transcurre de manera adecuada no debería expedir muchos olores desagradables; sin embargo, nunca te desharás de ellos completamente, así que es recomendable colocar el contenedor en un sitio alejado de la casa.

Por qué es beneficios hacer tu propio compost

Gran parte de la basura que generamos en nuestra casa es materia orgánica, que puede ser aprovechada, previo tratamiento, como enmienda orgánica en huertas y jardines.

Hacer abonodomésticotiene grandes beneficios para todos:

  • Te ayuda a ahorrar, ya que utilizas los desechos para elaborar tu propio abono.
  • Es más ecológico y evitas el uso de fertilizantes sintéticos.
  • Disminuye la cantidad de desechos orgánicos que va a aparar a los vertederos.
  • Ayuda a mejorar la actividad biológica de los suelos.
  • El abono obtenido es comercializable.
  • Aumenta los ácidos húmicos y fúlvicos de la tierra que ayudan al crecimiento de las plantas de manera natural.
  • Puede ser muy educativo para los niños.

Conclusión

Cómo habrás notado, hacer un compost es realmente sencillo y requiere de muy poco trabajo en comparación a todos los beneficios que puede ofrecerte a ti y al planeta.

¿Te gustaría empezar hacer tu propio abono orgánico? Mira nuestra guía de compra de compostadoras, chollos y accesorios que necesitarás; siempre a los mejores precios con ofertas y descuentos que no podrás creer.